La anestesia intravenosa es la más difundida en caballos debido a su bajo costo y mayor sencillez de aplicación como por su ausencia de equipos especiales para su administración, a diferencia de la anestesia inhalatoria que requiere conocimientos más amplios de la técnica anestésica así como un equipamiento de costo elevado. Debido a estas características, este tipo de anestesia es la más utilizada por los clínicos de campo para la realización de procedimientos quirúrgicos menores y de corta duración. Se puede realzar aplicando los fármacos por separado o por la técnica del triple goteo.

Inducción y mantenimiento anestésico

Una vez administrado el agente sedante se procederá a realizar la inducción y posteriormente el mantenimiento anestésico. En procedimientos muy cortos puede ser suficiente la anestesia lograda con el agente inductor. Aunque existen muchos anestésicos inyectables empleados en equinos, se utilizan casi exclusivamente los agentes disociativos y los relajantes musculares de acción central (Guayacolato de Glicerilo). Se han utilizado otros fármacos, experimentalmente o en casos muy concretos, y aunque pueden presentar ciertas ventajas sobre los agentes «clásicos», por diversos motivos no se ha extendido su utilización.

Anestésicos disociativos:

Incluyen la Ketamina y la Tiletamina. Producen una anestesia caracterizada por catalepsia, rigidez muscular y analgesia. Los efectos depresores del sistema cardiovascular son menores que los producidos por los barbitúricos. El patrón respiratorio típico producido por estos agentes es el apnéusico caracterizado por una serie de inspiraciones seguidas de una pausa espiratoria prolongada. Producen una buena analgesia pero no se deben utilizar como únicos agentes en la inducción de la anestesia porque producen sobreexcitación, rigidez muscular y temblores. Para evitarlo se recomienza premedicar antes de su administración con un agonista de los receptores alfa-2 como la Xilacina, Benzodiacepinas, Guayacolato de Glicerilo o una combinación de estos.

Formas de Administración:

Xilacina 1 mg/kg + Ketamina 2 mg/kg.

Se administrará en primer lugar la Xilacina, y luego tras observar el efecto sedante en unos 5 minutos cuando el caballo coloca la cabeza típicamente caída, se aplica la Ketamina en bolo. El caballo debe estar en un ambiente tranquilo evitando movimientos bruscos o ruidos en esta fase. Se puede añadir a este protocolo Diacepam (0,01-0,2 mg/kg) pudiendo mejorar la relajación muscular, sobre todo en caballos nerviosos o en un ambiente ruidoso

Xilacina 0,5 mg/kg + Ketamina 2 mg/kg + Guayacolato de Glicerilo 25-50 mg/kg.

La Xilacina se administra hasta que haga efecto, a continuación se infunde el Guayacolato de Glicerilo hasta que se produce una ataxia moderada para luego aplicar la Ketamina en bolo. Se puede mantener la anestesia mediante la aplicación de Ketamina (0,2 mg/kg) y Guayacolato de Glicerilo (5 mg/kg).

Xilacina 0,5 mg/kg + Ketamina 2 mg/kg + Guayacolato de Glicerilo 25-50 mg/kg + Diacepam 0,05 mg/kg.

Muchos clínicos utilizan esta combinación rutinariamente ya que consideran que produce una inducción anestésica más adecuada. Se administra la Xilazina hasta lograr su efecto, a continuación se infunde el Guayacolato de Glicerilo seguido del Diacepam y por último la Ketamina. Se puede mantener la anestesia mediante la aplicación de Ketamina (0,2 mg/kg) y Guayacolato de Glicerilo (5mg/kg).

Triple Goteo

Es la técnica de anestesia general intravenosa más utilizada porque permite prolongar la anestesia por más tiempo y es muy segura. Es, como se ha visto anteriormente, una combinación de Xilacina, Guayacolato de Glicerilo y Ketamina. Aunque estos tres fármacos tienen un efecto moderadamente acumulativo si se administran de forma repetida, sobre todo el Guayacolato de Glicerilo, se ha observado que esta técnica es muy útil y segura en el mantenimiento de la anestesia de corta duración en caballos, siendo muy utilizada para procedimientos de campo. Es recomendable su aplicación en cirugías de duración menor a dos horas. La depresión cardiovascular y respiratoria que produce es moderada, las condiciones quirúrgicas son buenas y la recuperación suele ser buena y suave.

Método de administración:

La premedicación e inducción se realiza según el protocolo habitual, a continuación se infunde una solución constituida por 500 ml de Guayacolato de Glicerilo al 5% a los que se añaden 1 g de Ketamina y 500 mg de Xilacina. La velocidad de infusión es aproximadamente de 1 ml/kg/hora aunque normalmente se requiere un poco más de rapidez durante los 10-15 primeros minutos.

Bibliografía

  • Satyawan M. Agivale, Gajendra S. Khandekar, Santoshmani D. Tripathi, Pandurang G Sawandkar (2019). Advances in Animal and Veterinary Sciences. April 2019, Volume 7, Issue 4. Page 265-271.
  • Isabel Santiago Llorente, Leticia García Coiradas, Rafael Cediel Algovia, Ignacio Alvarez Gómez de Segura (2010). Anestesia General en el Caballo. Pg 24-31.